Publicado: 15 de Junio de 2020

Los campamentos de verano después de estos 3 meses confinados en casa permiten a nuestros hijos ( niños y adolescentes) salir de casa y del núcleo familiar y convivir con otros niños con los que compartir experiencias inolvidables, experimentando una convivencia nueva y un crecimiento personal que notaremos a su vuelta a casa. 


Durante estos meses en casa han vuelto a depender más de nosotros y es ahora en el campamento donde vuelven a adquirir autonomía personal y a aprender a colaborar y trabajar en equipo, ganar confianza en uno mismo y abrirse a los demás. 


A través de esta experiencia inolvidable les demostramos como padres que confiamos en ellos y que les regalamos para siempre esta experiencia positiva e inolvidable.